Archivo categoría: Fotografía
8 de febrero de 2013

Montjuic de noche

Paro un poco con la colección de fotos de Japón, aunque no durante mucho tiempo, y así aprovecho y os muestro esta foto nocturna de Montjuic, en Barcelona. Esta foto además la utilicé como parte de las que se proyectaron mientras hablaba de fotografía nocturna con trípode en el taller fotográfico que organizó Minube en Fitur 2013 y del que os hablaré en breve.

Montjuic

En ella podemos ver al fondo el conocido edificio del MNAC, uno de los museos más importantes de Barcelona, y podemos ver asimismo el efecto de la difracción de Fraunhofer en las luces de la imagen, que aparecen como estrellas debido a que la apertura del diafragma del objetivo se había cerrado bastante.

Además, gracias a una exposición larga, muchas personas aparecen difuminadas, como fantasmagóricas. Hay otras que salen mejor, pero es que en ese momento había espectáculo de las fuentes de colores de Montjuic y la gente, por lo general, permanecía bastante quieta, lo que hace que pese a la larga exposición, queden reflejadas en la imagen final. Pero me parece curioso ver personas que aparecen bien definidas, otras que salen algo movidas, y otras que son sólo pequeñas sombras en la imagen.

También se puede ver el efecto seda en las pequeñas fuentes que hay en el centro de la imagen, con lo que es un buen ejemplo de fotografía con trípode, y es que esta misma foto, sin el trípode, no habría quedado igual. El ISO tendría que haber sido muy alto, el ruido habría sido excesivo, y se habría congelado todo movimiento existente en la imagen.

4 de febrero de 2013

El sol en el templo Toji de Kioto

Este fin de semana pasado tuvo lugar Fitur, y allí estuve charlando junto con unos amigos sobre fotografía, en concreto sobre trípodes y fotos nocturnas. Ya me sentaré con calma a contaros un poco sobre este tema, pero mientras encuentro el tiempo, os voy enseñado fotos que preparo para futuras entradas. En este caso, os muestro una foto del templo Toji de Kioto, con su pagoda visible al fondo, en el lado izquierdo de la imagen.

Estuve en este templo el día 2 de enero de 2012, y estaba lleno de gente por ser Año Nuevo. El tiempo era frío, y muy cambiante, ya que del mismo día tengo fotos con un cielo sin nubes y un sol que dejaba los cielos quemados, fotos en las que se ve una cortina de agua cayendo sobre el templo, etc.

Toji-4

Me gustó la escena, a pesar de lo sencilla que es, porque a través de los árboles se filtraba el sol, así que subí el valor de la apertura en la cámara hasta f/16 porque con aperturas tan cerradas (sí, en la apertura, cuanto más alto es el valor, más cerrada es), tiene lugar la difracción de Fraunhofer, un efecto físico que hace que los focos de luz aparezcan estrellados. Si esa misma foto la hubiera hecho con una apertura más baja, que la hice, el sol habría aparecido como un punto de luz sin más, y desde luego, no dice lo mismo.

De este templo ya hemos hablado en Japonismo, cuando mencionamos el mercadillo que tiene lugar en él cada mes, pero por supuesto, tenemos pendiente una entrada con muchas más fotos.

1 de febrero de 2013

Conversaciones en la playa de Monastir

Túnez fue un destino escogido un poco al azar en 2004. Teníamos otras ideas en la cabeza, de quedarnos incluso en España, pero al final acababan resultando más caras que visitar Túnez. Y nunca habíamos estado en África.

tunes playa Monastir-1

Allí, pudimos ver bastantes cosas, de las que ya os contaré y os mostraré fotos (sí, llevo mucho retraso para contaros muchos de mis viajes, lo sé). Pero en Monastir me encantó ver cómo los tunecinos disfrutaban de la playa, y me quedé con una imagen entre un abuelo y su nieto, que me pareció bonita.

Además, las ropas del abuelo, tan típicas de allí pero tan raras de ver aquí, ver a las mujeres bañarse vestidas con el tradicional velo (y eso que Túnez era uno de los países donde la situación de la mujer estaba mejor, comparándolo con otros países vecinos).

25 de enero de 2013

El castillo de Hiroshima

Como últimamente voy fatal de tiempo y no alcanzo a escribir sobre todos los temas que tengo en el tintero, os dejo otra entrada fotográfica que espero que os gusten. En este caso la imagen es del castillo de Hiroshima, un ejemplo fantástico de castillo de planicie. Aunque es una reconstrucción, ya que quedó destruido con la bomba atómica, es interesante de visitar.

Castillo de Hiroshima-6

En este caso, podéis ver parte del recinto exterior del castillo. Y actualmente la parte principal del castillo sirve como museo de la ciudad, y está reconstruido con cemento sobre todo, pero si lo vemos desde fuera parece sacado de una película de samuráis.

Si queréis más fotos o más detalles sobre este castillo, os recomiendo la entrada que le dedicamos en Japonismo, con más fotos, tomadas durante nuestra estancia en Hiroshima los días 5 y 6 de agosto de 2007 (justo para el aniversario de la bomba atómica).

23 de enero de 2013

Daruma de todos los tamaños en Takasaki

El daruma es uno de los amuletos japoneses más conocidos, que se compra con los ojos sin pintar. Cuando decides para qué quieres su ayuda, le dibujas un ojo, y cuando lo consigues, le dibujas el segundo.

Lo cierto es que en cualquier templo budista podemos encontrar y comprar daruma, pero si hay un templo que sea especialmente importante para este amuleto es el Shorizan Darumaji, de Takasaki. Y es que fue aquí donde se empezó a vender este amuleto por primera vez. Por eso, el festival del Daruma ichi que se realiza a principios de año, si es popular por todo Japón, en este templo en concreto es MUY popular.

Templo Shorinzan-37

Allí podemos ver muchísimos puestos que venden daruma de todos los tamaños, como los de la fotos. Cuando vas de turista, como en mi caso, tiendes a comprar los pequeños, no tanto por el coste sino por el espacio en la maleta, pero por lo que vi, la gente se llevaba los grandes y los muy grandes con una alegría increíble.

Y aunque lo normal y los más frecuentes son en color rojo, existen variantes en otros colores para que nos ayuden con temas más concretos, como estudios, relaciones personales, etc. En definitiva, todo un negocio, porque como otros amuletos japoneses, se reciclan año tras año, por lo que hay que volver a comprarlos.

Y si queréis todos los detalles de este festival y de este templo, seguro que ya os imagináis que hemos hablado de ello en Japonismo, ¿verdad? ¡Pues habéis acertado! :D