Como cantaba Bob Dylan, los tiempos están cambiando y en mi caso, no podía ser más cierto. No es que fuera un secreto porque antes de mi reciente viaje por Japón ya comenté que me despedía de mis compañeros de trabajo. Y a todo el que me preguntó se lo dije. Pero me apetecía hacerlo
Seguir leyendo