Vacaciones de Navidad en el norte de Noruega vistas con el móvil

Ya se acabaron las vacaciones de Navidad y, con ellas, las vacaciones del blog. Toca volver a la rutina con nuevos planes que implican, incluso, una nueva apariencia para el blog, pero ya habrá tiempo de hablar de ello… Con este primer post de 2015 quería rememorar lo que dieron de sí las vacaciones de Navidad o más bien de Año Nuevo en Noruega, en las ciudades de Trondheim y Tromsø y, como siempre que vuelvo de un viaje, visto a través de la cámara del teléfono.

Aurora Borealis we got you!!!!!! :)))

Una foto publicada por Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) el

Tras cada viaje vuelvo con un gran número de fotos porque a priori no sé de qué voy a hablar cuando vuelva y no quiero que me falte ninguna imagen. Y organizar y, sobre todo, procesar estas imágenes es algo que lleva tiempo. Así que mientras el viaje está fresco, me gusta contar impresiones utilizando las mismas fotos que iba tomando sobre la marcha.

En este caso, las vacaciones fueron al norte de Noruega y, en las fechas navideñas, hace frío y nieva a menudo. Y cuando hay nieve las cámaras miden la luz de una forma que hace que la nieve salga gris y subexpuesta. En algunos casos conseguí solucionar el problema en el mismo móvil, en otros no. Además, no hay luz de día, sólo una leve claridad que dura muy poquito y que como el cielo esté cubierto, ni eso. Por eso tengo tantas fotos que parecen de noche hechas a horas muy normales :)

El río Nidelva y casas preciosas en Trondheim desde el puente de la ciudad vieja

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Y pese a la nieve y a las bajas temperaturas, fue un viaje familiar. No queríamos dejarnos al pequeño de la casa fuera, porque estábamos seguros de que Noruega le iba a encantar. Y es cierto que se lo pasó genial, aunque el proceso de preparación para salir a la calle, con varias capas de ropa, pantalones de nieve, botas totalmente impermeables, plumas, gorro y manoplas hacía que tardáramos un buen rato en salir del hotel y acabo cansándole un poco. Para ser sincero, este proceso nos cansó también a los mayores. Pero era un pequeño precio a pagar.

La principal calle peatonal de Trondheim hace un rato. Preciosa!

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

¿Cuál fue el principal motivo para aventurarnos tan al norte, por encima del Círculo Polar y plantear Tromsø como ciudad a visitar, sobre todo cuando yo ya había estado el pasado verano? Pues ni más ni menos que ver auroras boreales. Tromsø recibe el nombre de la capital de las auroras boreales y aunque es una ciudad grande (al menos para los estándares noruegos), hay ocasiones en las que las auroras se pueden ver desde la propia ciudad.

Preciosa también la catedral del ártico! Aunque caminar por hielo cansa :)

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Nosotros tuvimos mala y buena suerte con Tromsø. Mala porque nos hizo un tiempo malísimo. Malísimo en este caso quiere decir que nos llovió un montón y los cielos estuvieron totalmente cubiertos. Si además tenemos en cuenta de que en esta época del año el sol no llega a salir nunca por encima del horizonte y que lo más que hay es un poco de la claridad del amanecer, con el cielo cubierto poco se podía hacer. Así que nos tuvimos que olvidar de ver auroras desde la propia ciudad.

Preciosa Tromsø pese al mal tiempo #noruega

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

La buena suerte estuvo en que cuando hicimos el safari a la caza de auroras boreales con Arctic Guide Service, aunque nos tuvimos que alejar dos horas y media en autobús de Tromsø hasta llegar a la frontera con Finlandia para encontrar un hueco de cielo claro, las temperaturas eran mucho más suaves con toda la lluvia de lo que lo habían sido la semana anterior. Unos 4 grados sobre cero por los menos de -10 grados. Y sí, vimos auroras. Ya os contaré más en detalle sobre esto, pero sólo es diré que es algo que por mucho que lo capte la cámara y por mucho que las capte incluso mejor que el ojo desnudo, verlas en directo te deja boquiabierto.

Parece que aquí hay alguna foto de auroras boreales en #Noruega :) #northernlights

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Aunque visitamos algunos museos interesantes como Polaria, como el Museo Polar o como Vitensenter (el Centro de Ciencia, ideal para ir con peques) y aunque volví a Ølhallen, el pub más antiguo de la ciudad y con una cantidad de cervezas de barril tal que dan ganas de quedarse a vivir allí, lo más espectacular además de las auroras fue el Año Nuevo. Allí, en el puerto, cerca del puente que cruza de Tromsø a Tromsdalen, con vistas a la Catedral del Ártico, a las montañas y al funicular Fjellheisen, pudimos ver no sólo los fuegos artificiales “oficiales” desde la cima de la montaña, sino todo un despliegue pirotécnico desde múltiples puntos de la ciudad. Uno de ellos, a escasos 10 metros de donde estábamos en el puerto. El placer que los escandinavos encuentran en los fuegos artificiales en Año Nuevo (vivimos algo similar el año anterior en Estocolmo) sólo es comparable al de los valencianos en Fallas.

El despliegue pirotécnico en Tromsø es impresionante! Hay que verlo! Godt nyttår!

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Y luego Trondheim, que la visitamos en dos tandas. Una ciudad que a menudo se queda fuera de la mente de los viajeros a Noruega porque todos pensamos primero en Oslo, por ser la capital, o en lugares como Bergen o Stavanger por aquello de los fiordos o de visitar el Púlpito. O incluso en la propia Tromsø o en Cabo Norte. Pero la pobre Trondheim queda un poco olvidada. Y nos encantó.

La zona de Ila en #Trondheim es una preciosidad. Qué recuerdos de #Noruega!

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

¿Que por qué decidí visitar esta ciudad? En realidad ya estaba en mi plan de vacaciones de Navidad del año anterior, que tuvimos que descartar por ser excesivamente largo. ¿Por qué estaba entonces en mi plan? La explicación puede sonar algo nerd, pero cuando uno tiene la rara habilidad de que se le queden grabados en la memoria detalles que no tienen absolutamente nada de importancia y que no valen para nada, ocurre que te pones a leer un libro y mencionan Trondheim y aunque pasadas las primeras páginas el nombre no vuelve a aparecer más, el nombre se te queda grabado.

Aún tengo fotos de #Noruega que no puse :) está de la catedral en Trondheim mola :)

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Allí me impresionó (a mí y los habitantes de la ciudad) la cantidad de nieve que nos cayó. Y es que normalmente no cae tanta. Pero dejó la ciudad preciosa. Y allí, más al sur que Tromsø, en estas fechas había algo más de luz y quizás esto es lo que más me sobrecogió, el color del cielo durante esas pocas horas de leve claridad, con unos amaneceres/atardeceres (aquí eran todo en uno) espectaculares. Lamentablemente, el cielo también tan cubierto hizo que no todos los días pudiéramos disfrutar de estos cielos.

Espectacular amanecer a las 10 de la mañana detrás de la Catedral de Nídaros

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Vimos museos fantásticos como el Museo de la Música en Ringve o el Rockheim, un fantástico museo interactivo sobre el rock noruego, en los que incluso Eric disfrutó como un loco tocando la batería de verdad.

Espectacular Rockheim. Todo interactivo. Mirad a Eric tocando de verdad la batería!

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Y me impresionó la Catedral de Nídaros, en la que además estuvimos disfrutando de un concierto de Navidad a cargo del coro femenino de la propia catedral. Una experiencia impresionante.

Cantando una canción todo el público a la vez. No se me da mal el noruego :)

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Me fascinó poder subirme al tranvía más septentrional del mundo o Gråkallbanen, la única línea de tranvía que queda en Trondheim y que hace un camino precioso hasta las colinas que circundan la ciudad. Aquí, además de disfrutar yo como un enano, disfrutó también mi hijo, quizás por eso un simple viaje en tranvía me pareció tan maravilloso.

Otra foto pendiente de #Noruega, el tranvía más septentrional del mundo :)

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Pero si tenemos que hablar de museos me quedo con Sverresborg, un museo al aire libre que recupera casas de hace siglos pero en este caso sólo de la región en la que se encuentra Trondheim. En primer lugar por el impresionante trabajo de restauración en las casas que allí encontramos, pero también por la posibilidad que tuvimos de que fuera el propio Terje Bratberg, curador del museo, historiador y mil cosas más, el que nos enseñara el museo personalmente. Tusen takk, Terje!

Uno de los museos que más me gustó en Trondheim: Sverresborg (un must)

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Mención aparte merece el barrio de Svartlamoen, que es el barrio alternativo de Trondheim, la Christiania de Noruega, se podría decir. Muy peculiar con su arte urbano y su autobús antiguo y destartalado lleno de graffitis.

Otra foto de #Noruega: el bus pintado de Svartlamoen, el barrio alternativo de Trondheim

A post shared by Luis Rodríguez (@luiseterodriguez) on

Mucha gente me decía que estábamos locos por ir a Noruega en estas fechas y es verdad que la falta de luz afecta muchísimo a los biorritmos, incluso cuando sólo estás allí durante menos de dos semanas. Tampoco ayuda que muchos museos y sitios que visitar a las 16 o como mucho 17 horas ya estén cerrados, claro. En cualquier caso, es una experiencia que recomiendo enormemente.

Y sí, la recomiendo pese a que Noruega no es un país precisamente barato. Hubo días que nos gastamos mucho dinero en cenas, sobre todo en Tromsø donde habíamos reservado en uno de los mejores restaurantes de la ciudad la cena de Nochevieja. Y porque allí cenamos en otros dos fantásticos restaurantes más. El resto del viaje, intentamos controlar los gastos pero entre los vuelos, caros pese a ser con Norwegian (las fechas navideñas tienen estas cosas), los gastos en comer y el transporte público, nos dejamos un buen dinero. Pero si pudiera, volvería mañana mismo. Para los que hayáis aguantado leyendo hasta aquí, os dejo una panorámica que hice con el móvil en Trondheim, en la que se ve la catedral de Níderos al otro lado del río Nidelva, después de haber cruzado el puente Elgeseter.

La catedral de Nídaros en Trondheim

Poco a poco iré desgranando los sitios más interesantes de estas ciudades y todas las actividades que allí se pueden hacer, por si algún día os animáis. ¡Tengo muchas ganas de darle salida a tanta foto!

Deja un comentario

4 comments

  1. Pingback: Fin de año en Trondheim y Tromsø, al norte de Noruega - Puente Aéreo

  2. Pingback: Cómo fotografiar auroras boreales - Profundidad.net

  3. Ana Clemente Díaz

    Estoy pensando ir a pasar las fiestas navideñas en Noruega con la familia ,mi hijo tiene 21 años y la niña 15 mi marido y yo ,me darias algún consejo (ropa calzado etc.)contrato las excursiones en la agencia o directamente allí. Gracias

    • Luis

      Pues dependiendo lo al norte que vayas, ropa de abrigo y vestir con capas (para no quedarte frío al entrar en sitios o salir de ellos). Buenas botas, que sean impermeables (porque suele haber nieve). Pero poco más. Yo planifiqué todo el viaje por mi cuenta, lo único es que allí contraté la de las auroras boreales, pero dependiendo de las fechas, si está muy lleno, puedes intentar hablar con ellos por Internet antes y reservarlo con tiempo.