Así fue el Tapas&Blogs en el Restaurante Lúa

Hace unos días, antes de que acabara marzo, volví a asistir a un nuevo Tapas&Blogs, en este caso en el Restaurante Lúa. Como ya sabéis, el Tapas&Blogs es un evento en el que ahora estoy más involucrado (si habéis leído el de hamburguesas que organicé lo sabréis) y que es la excusa perfecta para juntarnos varios locos de la gastronomía y poder hablar de lo que nos gusta (además de charlar de redes sociales, de fotografía, y de millones de cosas más).

TapasBlogs Lua-1

Lo especial de visitar el Restaurante Lúa, en el que ya había comido en su anterior localización en la calle Zurbano, es que íbamos a «estrenar», en cierto modo, su nueva localización en el Paseo de Eduardo Dato 5, en Madrid. Más grande que antes, pero con la misma calidad de siempre de la mano del chef Manuel Domínguez. Si queréis ver fotos del local de antes y de los platos que probé, en Flickr tengo un set llamado «Restaurante Lúa».

TapasBlogs Lua-3

La cocina de Lúa es de mercado, y el propio Manuel nos contaba en la anterior visita que le gustaba pasarse por los mercados de Chamberí y Barceló a ver qué productos encontraba. Luego, con estos productos y utilizando técnicas innovadoras, Manuel crea un menú que nunca tienes claro exactamente cómo va a ser, ya que en el Restaurante Lúa no hay carta. Y eso, aunque pueda quitar parte de la decisión al visitante, tiene su punto curioso al no saber exactamente qué vas a comer.  A no ser, claro, que vayas tan a menudo que ya empieces a saberte el extenso repertorio de platos de Manuel Domínguez, como le ocurre a Carlos, el co-organizador de este Tapas&Blogs, que era la sexta o séptima vez que comía en el restaurante. En la web podéis ver fotos de los platos que le gusta hacer a Manuel, pero cuáles probaréis es una sorpresa.

TapasBlogs Lua-4

El menú que nos preparó Manuel comenzó con un falso capuccino de lentejas y boletus, que realmente daba la sensación de que te ibas a tomar un café, hasta que lo probabas y el toque de los boletus explotaba en el paladar. Muy curioso.

Falso capuccino de lentejas y boletus

Luego vino uno de mis favoritos, el tartar de atún con guacamole de wasabi y lima, polvo de nachos y vinagreta de frambuesa. Me encanta el atún en todas sus formas, y en este caso, el toque del guacamole de wasabi y lima le aportaba frescura, acidez, y un ligerísimo contrapunto picante pero sin ser excesivo que encajaba perfectamente con el atún. Como dije a mis compañeros de mesa, me lo podría haber comido a cucharadas y en cantidades industriales.

Tartar de atún con guacamole de wasabi y lima, polvo de nachos y vinagreta de frambuesa

Continuamos con una curiosa sopa de ajo que llevaba un huevo escalfado, palomitas de arroz rojo y carpaccio de trufa negra, que cuando rompías el huevo y lo mezclabas todo era una maravilla. Me encantó.

Sopa de ajo con huevo escalfado, palomitas de arroz rojo y carpaccio de trufa negra

De ahí pasamos a una merluza al vapor sobre sopa de maíz, crudité de verduras y praliné de cacahuete. Este plato estaba bueno pero la mezcla del praliné de cacahuete con la merluza era curiosa a priori, pero no me encajó luego del todo, sobre todo al mezclarlo con el crudité de verduras y la sopa de maíz. Demasiadas cosas a la vez en el plato, y un poco confuso en el paladar.

Merluza al vapor sobre sopa de maíz, crudité de verduras y praliné de cacahuete

El siguiente plato fueron unas albóndigas de venado en reducción de teriyaki sobre puré de yuca y nabo y una falsa guindilla. Muy bueno, la reducción de teriyaki todo un acierto, aunque las albóndigas un poco más hechas de lo que me hubiera gustado.

Albóndigas de venado en reducción de teriyaki sobre un puré de yuca y nabo y falsa guindilla

Lógicamente, un menú así no podía acabar sin un buen postre, y Manuel nos preparó una crema de queso San Simón sobre sopa de violetas y miel crujiente, que estaba deliciosa y al que las violetas le daban un aroma fantástico.

Crema de queso San Simón sobre sopa de violetas y miel crujiente

Todo ello regado con buenos vinos de la Ribera del Duero, de Rueda y de Rioja, y con la suerte además de haber podido probar una nueva cerveza de Estrella Galicia, la Selección 2012, que es de edición limitada y que todavía no estaba disponible, que tiene un sabor fuerte a malta que acompaña perfectamente platos como las albóndigas de venado que tomamos.

En definitiva, fue una noche divertida con buenos amigos, buena comida y eso que me perdí, porque estaba tan convencido de que sabía donde estaba el restaurante que no leí la convocatoria hasta el final, sólo hasta la parte donde se mencionaba la fecha y la hora, y cuando llegué a la antigua localización me volví loco sin encontrarlo. Claro, como se habían movido de sitio. En fin, despistado que es uno.

Tenéis todas las fotos del evento en el Restaurante Lúa en mi Flickr.

Imagen por defecto
Luis

Luis es el fundador y director de Japonismo.com, la mejor página web sobre Japón. Tiene un máster en estudios contemporáneos de China y Japón y además es ingeniero de telecomunicación. Antes de dedicarse a Japonismo fue program manager en Google, en Londres.

Artículos: 577

2 comentarios

  1. Jajaja realmente le dimos todos bastante a todo esa noche, porque no faltó el vinito y la cervecita :)

    A ver si te vemos en el próximo, sí!

    Besos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies