Cata de mieles venezolanas en La Candelita

Catas las hay de vinos, de rones y chocolates, de gintonics, hasta de aguas, pero jamás habría sospechado que pudiera hacerse una cata de mieles, como la que pude disfrutar en el restaurante venezolano La Candelita, a cargo de la periodista gastronómica y blogger Helen López, o @circulosdefuego en Twitter.

La Candelita


A Helen la conozco ya de hace algún tiempo, y es que hemos coincido a menudo alrededor de temas gastronómicos, pero hacía tiempo que no la veía y me apetecía mucho volver a verla, así que ni lo dudé a la hora de asistir a la cata.

Todo ello con la colaboración de La Candelita y de su chef, Valerie Iribarren, reciente mención de honor en los Premios Metrópoli como restaurante revelación, que tras la cata nos ofreció a probar una muestra de su gastronomía. Pero no adelantemos acontecimientos.

La Candelita-4

Las 5 mieles que probamos, no imaginaba que hubiera tantas diferencias.

Quizás lo que me resultaba extraño de una cata de mieles es que en España no se consume tanta miel como se solía, y además no somos muy gourmets a este respecto. Compramos la primera que vemos y ya, cuando lo cierto es que puede dar mucho juego en la cocina.

La Candelita-7

Helen nos estuvo contando las diferencias entre una misma miel recogida en temporada lluviosa o temporada seca, entre las mieles que son monoflorales o multiflorales y como, al no llevar azúcar añadido, la miel no empalaga. Y como edulcorante, resulta más interesante que cualquier otro de tipo artificial, porque lo normal es que añadamos mucho menos, y no acabamos con un exceso de dulce en el cuerpo. Para acompañar la miel y limpiar sabores utilizamos un pan de yuca típico venezolano.

Luego, una vez catadas las mieles, y tras intentar encontrar a qué nos recordaba cada una, algo más difícil de lo que parece, Valerie nos trajo unos quesos frescos venezolanos para que pudiéramos probarlos junto con la miel. Este tipo de quesos tienen un cierto toque salado, pese a ser frescos, y resultan riquísimos por sí solos pero lo cierto es que con miel quedan espectaculares. Y también los probamos con unos ajíes dulces, que Valerie guarda como oro en paño porque son prácticamente imposibles de conseguir.

La Candelita-8

Posteriormente pudimos charlar un rato con Valerie a la vez que probábamos algunos de los platos que le han valido esa mención de honor en los premios Metrópoli, como la causa de ventresca, parecida a la causa limeña pero con el pescado con un puntito picante por los ajíes, que estaba deliciosa, y un ceviche con leche de coco, que es algo poco ortodoxo para un ceviche pero que resultaba excelente.

Causa de ventresca en La Candelita

Causa de ventresca, con un toque picante, deliciosa.

Luego pudimos probar los tequeños, unos bastones de queso cubiertos de masa y fritos, que estaban increíblemente buenos, y cómo no, una arepa. Y como no podría ser de otra forma, probamos la más popular, la misma que hicimos en casa hace no tanto y que ya os conté, la reina pipiada, que estaba exquisita.

Tequeños en La Candelita

Tequeños, rellenos de queso, así que para un cheeselover como yo, perfectos.

Para acabar, un mojito muy bueno, y sobre todo, muchas ganas de volver y disfrutar a tope de la gastronomía venezolana de la mano de Valerie, en un lugar tan elegante como La Candelita, que por fuera parece más pequeño pero por dentro es amplío, utiliza cortinas para crear varios espacios, y cuenta con una zona de barra para los que quieran tomar esas copas. Y la decoración, a cargo de García de Vinuesa, le da un aire colonial que lo hace muy atractivo.

Arepa (reina pipiada) en La Candelita

Arepa «reina pipiada», la más clásica de todas.

Tenéis todas las fotos en el set «Cata de mieles en La Candelita» en mi Flickr.

 

Imagen por defecto
Luis

Luis es el fundador y director de Japonismo.com, la mejor página web sobre Japón. Tiene un máster en estudios contemporáneos de China y Japón y además es ingeniero de telecomunicación. Antes de dedicarse a Japonismo fue program manager en Google, en Londres.

Artículos: 577

4 comentarios

  1. Pues es curioso, porque según nos contaron, como no llevan azúcar, no empalagan :)

    Los platos estaban de vicio, ay, comería esas arepas una y otra vez… Aunque las que hicimos en casa (con Pedro Carillo :P) no desmerecían nada! Leíste esa entrada?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies