Cena romántica en la Taberna del Alabardero

Si habéis leído la entrada donde hablaba que habíamos ido a ver Los Miserables en Madrid, sabréis que, aprovechando que le dijimos a la iaia de Eric que se viniera para hacer de canguro, aprovechamos para irnos de cenita romántica.

Nos encanta salir con Eric a comer, a cenar, de viaje, a lo que sea, pero cualquier pareja necesita ciertos momentos en los que sentirse como tal, no simplemente como padre y madre, y nosotros llevábamos demasiado tiempo sin hacer algo así, seguramente porque por circunstancias que no vienen al caso, no tenemos familia en Madrid.

Así que aprovechando que cuando estuve invitado al evento de chefs 2.0 de la Taberna del Alabardero el menú degustación que nos propusieron fue muy brillante y el trato fue excepcional, se me ocurrió que podía ser el lugar idea para la cena, porque además podíamos llegar a pie desde el teatro y luego, podíamos volver a casa a pie, así que dicho y hecho, hablé con los responsables de la Taberna, que ya nos dijeron que si íbamos lo dijéramos para que nos prepararan un menú especial, y allí fuimos.

Cuanos nos recibió el maître ya nos dijo que habían dejado un menú planificado y que hasta los vinos (un Rueda blanco fresquito riquísimos y un tinto de Ribera de Duero de 2006 excelente) estaban ya planificados, así que sólo teníamos que comer. Pero sin saber qué iba a venir. Y así, qué queréis que os diga, todo se disfruta un poco más, porque el comer no es sólo alimentarse, sino también jugar un poco con las expectativas de los comensales.

Habíamos pensado en hacer fotos a los platos para luego hablar de ello en los blogs, pero preferimos no hacerlo y mantener el Twitter al mínimo, para disfrutar nosotros, que era lo importante. Pero sí me acuerdo del menú, y la verdad, fue excepcional y muy bien planificado, ya que seguía una progresión ascendente de sabores y texturas.

Empezamos con una tapita de jamón ibérico con picos, para abrir boca, para pasar luego a un carpaccio de solomillo que estaba tremendo con su sal maldon (creo que era sal maldon, vaya) y de aquí saltamos al foie a la plancha con plátano caramelizado, que estaba sencillamente delicioso. De esto pasamos a erizo de mar gratinado con crema de txangurro y salsa de txakolí, que si bien el erizo con crema de puerros que probé en aquel evento estaba bueno, este estaba mucho mejor y nos dejó tan encantados que no pudimos resistir y rebañarlo con pan. De hecho, de ahí sale la foto que veis de Laura, mostrando lo limpito que quedó su erizo.

De cena en la Taberna del Alabardero

Luego, cuando ya pensábamos que esto era de lo mejorcito, llegaron unas setas saltadas con yema de huevo, que solamente del olor se te hacía la boca agua. Qué cosa más rica. De aquí pasamos a los platos principales, un rape con carabineros que lo habíamos escuchado pedir a otra mesa un rato antes y habíamos pensado «qué bueno tiene que estar eso» y luego, cuando yo todavía estaba con hambre, nos dijeron que el plato siguiente ya era el último antes del postre, rabo de toro estofado, pero no el típico rabo de toro estofado, sino sobre puré de patatas, y con la carne separada del hueso, de forma que era una delicia comer aquello (además, es de calidad, que justo es la temporada). De postre, torrija (uno de mis postres favoritos) y el típico canutillo de la Taberna.

Decir que disfrutamos es poco, y tal como Roberto, el chef, nos comentó en aquel evento, se nota que han querido mostrar el respeto al producto en todos sus platos, porque aunque algunos eran muy elaborados, el ingrediente principal siempre tenía el protagonismo y era fácilmente identificable, no había otros perfiles de sabor que lo escondieran.

Y sí, acabamos muy, muy llenos. Menos mal que teníamos un paseíto hasta casa, pero ni por esas. Lo que sí tenemos claro es que queremos repetir este tipo de cosas.

Imagen por defecto
Luis

Luis es el fundador y director de Japonismo.com, la mejor página web sobre Japón. Tiene un máster en estudios contemporáneos de China y Japón y además es ingeniero de telecomunicación. Antes de dedicarse a Japonismo fue program manager en Google, en Londres.

Artículos: 577

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Ya has cambiado algo de los comentarios y va peor, que lo qepas… pero bueno, no quería decir eso, quería decir que… ¡qué rico todo! El erizo estaba de muerte, pero las setas… ay esas setas…

    Besotes!

  2. Siempre quejándote… Esta @lauratomas es la leche :DDD (la verdad es que lo tengo en pruebas, y no tiene mala pinta).

    Pero sí, la cena estuvo espectacular. Habrá que volver a ir para decirles que nos preparen otro menú, con otras cosas (bueno, y con las setas :D)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies