Profundidad de Campo

Cerezos en flor en la primavera japonesa

Recientemente he estado procesando fotos de la primavera japonesa y de sus cerezos en flor. Lo cierto es que aún no las tengo todas procesadas, pero así tengo excusa para un segundo post. Y es que, aunque en Japonismo hay (y habrá más) artículos específicos de cada lugar, lo bueno de tener un blog propio es que puedo hacer un recopilatorio de las imágenes que más me gustan, sin dar mayor explicación.

Las primeras fotos son de Naka-Meguro, en Tokio. Un lugar fantástico para ver los cerezos en flor. Visité la zona en dos momentos diferentes y, por eso, en la primera imagen se ve el río Meguro lleno de pétalos, ya que fue justo al final mientras que en la siguiente, aún no estaban caídos (es de varios días antes).

También sabéis que me gusta jugar con la profundidad de campo, lo que posibilita una imagen como la siguiente, obtenida unos días antes que la primera, por eso el río aún no tenía pétalos caídos.

Y también me gustan las exposiciones largas diurnas, con trípode por supuesto. Y no podía faltar una en esta zona de Tokio con los cerezos en flor dando un marco precioso a la escena (si queréis ver más fotos de exposiciones largas, tengo aquí).

Saltamos a Nagoya para visitar el parque Tsuruma, donde es típico el hanami nocturno, cuando se hace de noche y se encienden los farolillos. Aquí también utilicé una exposición larga para sacar de forma fantasmagórica a la gente que allí se daba cita.

Nos vamos ahora hasta el parque de Ueno, donde llegamos antes de que los cerezos estuvieran totalmente en flor. Pero eso no hizo que no lo disfrutásemos, claro. O que no hubiera miles de japoneses disfrutando de los cerezos y haciendo fotos constantemente.

Además, que las barcas y pedales que hay en el lago son especialmente bonitos en la época de la floración de los cerezos, ¿verdad?

La siguiente parada nos lleva hasta Inuyama, donde hay un precioso castillo que es aún más bonito en plena primavera, cuando florecen los cerezos. De nuevo, aquí jugué con la profundidad de campo para mostrar el castillo con los cerezos desenfocados.

También en Inuyama era muy bonito el paseo a la orilla del río, cubierto de cerezos y con un puente al fondo por el que veíamos pasar trenes (siempre tiene que haber trenes…)

Espero que os haya gustado esta pequeña selección de fotos. Por supuesto, tengo más fotos para enseñaros de la primavera japonesa y sus cerezos en flor que os mostraré en otros posts.

Salir de la versión móvil