Naif, más hamburguesas en Malasaña

Hace unos días recibí el chivatazo de que habían abierto un nuevo local en el madrileño barrio de Malasaña con hamburguesas interesantes en su carta: Naïf Sandwich&Bar, así que aproveché que había quedado con mi hermana para ir a probar esas hamburguesas, cámara en ristre.

Naif-13

Hamburguesa ibérica, con jamón serrano y queso Boffard.

Su concepto es el fast fine, es decir, comida rápida pero de calidad. Os cuento mi experiencia en Naïf para que os hagáis una idea de lo que podéis encontrar.

El local

Lo primero que salta a la vista nada más llegar a Naif es su decoración. No tiene nada que ver con otros sitios típicos de hamburguesas, aunque bien es cierto que Naif no es un restaurante sólo de hamburguesas.

Naif-1

Como cuentan en Madrid Diferente, la decoración es una mezcla de diseño industrial y arte urbano, y ha contado con la participación de Mr Hazelnut. El resultado es fantástico, aunque luego, cuando toca sentarse, algunas de las mesas y sillas que hay pegadas a la pared que da a la calle San Joaquín no son aptas para personas altas de lo estrechas que son, y un tanto incómodas.

Me gusta el diseño industrial y urbano, desde luego, ¡pero no a cuenta de la comodidad! Un detalle que sí me gustó es que en el local tenían en la pared un papel en el que se informaba de la red Wifi que existía  y de la contraseña, un detalle muy a tener en cuenta que todavía cuesta ver en la gran mayoría de restaurantes.

Naif-3

La carta

En cuanto a las opciones para comer, no hay únicamente hamburguesas, también tienen entrantes, ensaladas, «enrollados» y sándwiches, y es un detalle que nada más sentarte te pongan un aperitivo, en nuestro caso unos nachos y una crema de queso. Como la web no está activa en estos momentos, hice fotos a las dos hojas del menú para que podáis ver qué tienen en la carta.

Nosotros pedimos unos nachos con queso cheddar fundido y guacamole, aunque con una cierta reticencia al ver los nachos que utilizaban en el aperitivo, porque parecían industriales, y tenían una textura demasiado lisa, como cuando pides cortezas de cerdo y te dan ésas que son demasiado lisas y que cantan a falso por los cuatro costados.

Naif-9

Luego, el cheddar no es más que una salsa de queso que ponen encima de los nachos, no quedo realmente fundido, y además la cantidad de queso no es muy generosa, todo hay que decirlo, y desde luego, muy poco casera El guacamole es correcto, sin más. La verdad es que eran un poco decepcionantes.

Los refrescos, lamentablemente, eran de los de botella pequeña. A ver si las botellas de 350ml empiezan a ser más la norma que la excepción.

Las hamburguesas

Antes de pedir, y para saber a qué nos enfrentábamos, pregunté al camarero cómo eran de grandes las hamburguesas. Él se pensó que se lo decía únicamente para decidir si pedir un entrante, y nos contestó que no eran excesivamente grandes y que un entrante para compartir sería perfecto.

Pero como mi curiosidad seguía insatisfecha, le pregunté directamente por el peso de la carne, y no me supo decir. Simplemente nos repitió que no eran muy grandes. En aquel momento saltaron todas las alarmas, claro. Y cuando pedimos las hamburguesas, y no te preguntan el punto de la carne, ya sabes que algo no anda bien.

Naif-11

La hamburguesa «con todo» que pidió mi hermana, con queso y bacon.

De las 5 hamburguesas que tienen, tres se denominan «clásicas» y tienen un precio contenido, empezando por 5,95 euros la más sencilla. Luego tienen 2 hamburguesas «especiales», por 7,50 euros, entre las que encontramos la mexicana y la que pedí yo, la ibérica (que podéis ver en la foto del principio de la entrada). A priori, los precios son razonables y más baratos que en otros sitios especializados en hamburguesas.

Pedí la ibérica más que nada por la curiosidad de pedir algo diferente a la típica cheeseburger que suelo pedir en muchas ocasiones, ya que tenía jamón serrano y queso Boffard. Si me conocéis un poco, ya sabéis que prefiero bacon antes que jamón serrano en una hamburguesa, aunque debo decir que en este caso lo habían pasado por la plancha y había quedado crujientito y muy rico, aunque escaso.

En el caso del queso, también prefiero quesos que fundan bien, y es que tenía mis dudas de si el queso Boffard, un queso con un alto grado de curación, vendría preparado en alguna especie de crema o similar, pero no. Sobre la carne había un triángulo de este queso, que lógicamente, no estaba ni medio fundido. Sé que es complicado incluir quesos de sabor fuerte en una hamburguesa, pero por ejemplo, hay quesos cheddar curados de sabor intenso que funden bien (como los de Vermont), y que en Estados Unidos cada vez se utilizan más, así que poderse se puede hacer.

Naif-14

La hamburguesa ibérica al descubierto: se puede ver que el queso no se fundió.

El pan sí fue un acierto, porque era de tipo mollete, y venía ligeramente tostado, y estaba rico, y como acompañamiento, todas las hamburguesas vienen con un pequeño cuenco con salsa de la casa, que es una salsa a base de ketchup, mayonesa y pepinillos, que está bien rica.

El problema fue la carne, claro. Ya os he dicho que las alarmas se habían disparado, y con razón. No es que estuviera mala, desde luego, pero no era lo que esperas de un sitio que en una de sus paredes tienen escrita parte de la carta y en la que las hamburguesas tienen un lugar prominente. Se notaba la típica carne de hamburguesa que podemos encontrar en los supermecados, ya preparada, compactada, y que aunque nos dicen que es 100% ternera, carece de la jugosidad de la carne picada a diario y tratada con cariño.

Las hamburguesas, además de venir con un cuenco con salsa, vienen acompañadas por unas pocas patatas fritas de tipo chip, de bolsa también.

Eso sí, la carta no tiene postres, ni te ofrecen nada, así que si quieres algo dulce tras comer la hamburguesa, debes buscarte otro lugar. Al final, pese a que el precio de las hamburguesas no es excesivo, cuando vemos el tamaño y el tipo de carne que utilizan, la relación calidad/precio ya no es tan favorable.

Datos

Como siempre, os dejo los datos de contacto y el mapa de situación por si queréis pasaros a comprobar por vosotros mismos lo que os he contado.

  • Nombre: Naïf Sandwich&Bar
  • Dirección: Calle San Joaquín 16, 28004, Madrid (hace esquina con la Plaza de San Ildefonso, con lo que el metro de Tribunal es el mejor situado para llegar).
  • Teléfono: 910072071
  • Horario: abren todos los días, desde las 11:00 hasta las 2 de la mañana.
  • Web: se supone que tienen una web, naifmadrid.com, pero no está activa todavía en el momento de escribir esto. Tienen también un perfil personal (!) en Facebook, con poco movimiento por el momento.

[wpgmappity id=»33″]

Imagen por defecto
Luis

Luis es el fundador y director de Japonismo.com, la mejor página web sobre Japón. Tiene un máster en estudios contemporáneos de China y Japón y además es ingeniero de telecomunicación. Antes de dedicarse a Japonismo fue program manager en Google, en Londres.

Artículos: 577

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Vaya! a priori pintaba bien, pero es una decepción enorme cuando notas ese sabor a carne picada de supermercado… Está claro que no cualquier hamburguesa es una buena hamburguesa…

    Por cierto, tenemos una cita hamburguesera pendiente desde hace siglos!

  2. Sí, lo cierto es que pinta bien, que las hamburguesas que tienen son resultonas sobre el papel (a pesar de que poner una cuña de queso curado nunca es una buena idea, y se puede comprobar en la foto, donde se ve sin fundir)…

    Pero luego no cumplen lo esperado, desgraciadamente. Igual otras cosas de la carta están mejores, pero ni los nachos ni las hamburguesas me convencieron ni hacen honor a ese «fast fine», a mi entender.

    Ah, y lo de la cita, cuando quieras, si yo siempre estoy dispuesto!!!! :)

  3. Muy buena decoración, genial la terraza (a pesar de la pelea de borrachos con intervención de la policía y del 15% por el “servicio” –sic!!!-) y hamburguesas muy ricas, pero una atención FATAL por parte de la chica que atiende la terraza. Además de su falta de educación y mala ostia (todo lo que traía a la mesa lo tiraba y nos cortaba cuando preguntábamos algo como si fuésemos estúpidos), le dijo a mi acompañante que no podía servirle su hamburguesa sin tomate (que además trajo una ibérica en vez de la chesse burger). Total, mi amiga, que no le gusta para nada montar pollos, le quito el tomate y comió. Al irnos, le comentamos lo sucedido a un chico dentro que parecía un encargado (barba y boina) lo sucedido y este dice, textual «si os sirve de consuelo, ella a tenido un mal día, si venís otro día os daréis cuenta»… Pues ni es consuelo ni regresaremos. No pedimos una hoja de reclamación porque hemos trabajado en restauración y, ademas de saber que es muy fuerte, la cosa no está como para ir ametrallándonos entre los currantes, pero cuanta mediocridad; ya que debería ser ella la que piense así, una pena no poder disfrutar nuevamente de su comida…

  4. Miguel, gracias por el comentario! (lo del extra por servicio se ha vuelto a poner de moda, aunque cada día es un porcentaje más alto, ¿verdad?)

    Vaya estupidez, mira que no poder quitarle tomate… Es el problema con camareros poco flexibles y al final consiguen eso, que no volváis (y eso que a vosotros la hamburguesa os gustó!).

    Gracias por pasarte por aquí!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies