luis

Nueve cosas que no sé hacer

No soy yo muy dado a participar en memes, pero cuando un amigo como JR te lía, pues no puedes decir que no. Alguna vez ya he comentado en redes sociales lo mucho que me gusta cómo escribe (y encima hace buenas fotos, el jodío). Igual debería retirarle el saludo, más que nada. Bueno, que me lío.

El caso es que nos tentó a mí y a otros amigos a decir cuales son las 9 cosas que no sabemos hacer. Como si sólo fueran nueve, claro. Y eso que no me gusta decir debilidades, pero bueno, aquí van mis nueve. A ver si os lo creéis.

1. Conducir. Ya, a mis años. Siendo hombre. Y con lo que me gustan los coches. Si hasta estuve en un viaje organizado por Lexus. Pero les advertí, ¿eh? Y me dijeron que no importaba. Y sí, me encantan los coches, pero no, no sé conducir.

2. Japonés. Teniendo una web especializada en Japón, y habiendo estando en una academia primero, y luego en la EOI, podría pensarse que debería saber japonés, ¿verdad? Pues no. Vale, no soy ignorante, sé leer hiragana, katakana y un cierto número de kanji. Pero lo que yo llamo por “saber japonés”, es algo que creo que está lejos de mi alcance y siempre lo va a estar. Igual me equivoco, claro. Tal vez necesite viajar con más frecuencia a Japón. Que voy poco.

3. Ser ordenado. Digamos que mantengo un orden caótico, que suena mucho mejor. Generalmente suelo saber dónde está cada cosa. Aunque parezca que ha pasado Godzilla por allí. Y vale, a veces es verdad, diga lo que diga, no sé dónde están las cosas y tengo que acabar pidiendo ayuda.

4. Ser breve. Me pongo a escribir artículos para mi blog o para Japonismo y pienso “esto lo voy a hacer breve que si no nadie se lo va a leer”. Y varios cientos de palabras después ahí sigo, dale que te dale a la tecla. Pero en mi cabeza, sigo pensando que estoy siendo breve para todo lo que podría haber contado. Así que ojito conmigo, que puedo ser mucho más pesado. Y dad gracias a que esta lista era de nueve cosas. Que no sé dónde podría haber acabado.

5. Parar de hacer cosquillas. Es una cosa muy rara que no saber, ¿verdad?. Da igual que sea con mi mujer o con mi hijo, me encanta hacer cosquillas y provocar risas. Pero llega un momento en el que se cansan y me dicen “Luis, para ya”. Pero nada, yo ahí sigo haciendo cosquillas :)

6. Ser un manitas. Si fuera la lista de las cosas que sí se hacer, diría “ser un manazas”. Ya, es como muy básico eso de poner cuadros, de hacer chapucillas en casa y demás. Pues no. Soy un negado y la idea de subirme a una escalera armado de una taladradora me produce sudores fríos. Montar muebles de IKEA, por el contrario, se me da bien, pero es que eso entra para mí en lo que yo llamo “LEGO para mayores”, y claro, si es LEGO, es otro rollo.

7. Pedirme la hamburguesa pequeña. Si voy a un restaurante a comer hamburguesas y veo que en la carta existen varios tamaños de carne, todo el mundo sabe cuál me voy a pedir: la más grande. Es superior a mis fuerzas.

8. Tirar cosas. Será el síndrome de Diógenes. O será que todo tiene un valor sentimental. Ya sean libros antiguos, billetes de metro de hace mil años, entradas de cine descoloridas que ya ni se sabe para qué película era o cuanto costaron. O incluso ropa que casi ni me pongo pero que sigue ahí “por si acaso” (por si acaso alguien me hace una liposucción mientras duermo y resulta que vuelvo a entrar en esos pantalones, por ejemplo). En fin, que me cuesta. Creo que ha quedado claro.

9. Dejar de comprar Lego. No compro demasiado. Tres o cuatro sets al año. Pero cuanto más grandes, mejor. Y siempre me digo “voy a dejar de comprar Lego que ya no me caben en casa”. Pero claro, luego los veo en la web, recibo los emails de la tienda online, o veo cosas nuevas en los blogs de Lego que sigo. Y soy demasiado débil.

Se supone que debería nominar a varias personas para que cuenten sus cosillas que no son capaces de hacer, pero mientras me lo pienso, ahí van estas nueve mías, que creo que me definen muy bien.

Imagen por defecto
Luis
Luis es el fundador y director de Japonismo.com, la mejor página web sobre Japón. Tiene un máster en estudios contemporáneos de China y Japón y además es ingeniero de telecomunicación. Antes de dedicarse a Japonismo fue program manager en Google, en Londres.
Artículos: 577

2 comentarios

  1. Ains JR, pero qué cosas me dices!!!!

    Lo de conducir sí, qué quieres que le haga… Y lo del japonés, pues también. A ver, sé más que mucha gente, claro, pero mucho menos de lo que a mí me gustaría :)

    Las otras tres extras, tómate una cerveza a mi salud cuando quieras (y si nos vemos, te invito yo :D)

  2. Compartimos algunas pero ¡¡no saber conducir
    ¿¿!! WTF!!! No me esperaba eso de ti, por no hablar del tema de no hablar japonés. Cualquiera lo diría.

    Yo añadiría alguna más a la lista según mi propia experiencia:

    -Ser mala persona: Eres buena gente, man. Y lo sabes.

    -Dar envidia con tu manejo de las redes: Eres un puto crak del mundo virtual lo cual no es tan extraño una vez que se te conoce en persona. Ver punto anterior.

    -No disfrutar de un viaje: Lo certifico.

    Un abrazo brother,

    y a ver si nos vemos pronto.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies