Probando Storify

Hace unos días me llegó la invitación para la beta privada de Storify, otro de esos mashup que tanto se llevan ahora (pero que han conseguido bastante dinerito en sus rondas de financiación) y que permite crear historias y compartirlas en las redes sociales. Ésta es la explicación corta, claro. Y curiosamente, ahora Storify ya está en beta pública, así que cualquiera pueda entrar (se utiliza la cuenta de Twitter para hacer login).

Entrando un poco más en detalles, Storify te permite añadir a tu cuenta diferentes fuentes para crear esas historias, como por ejemplo Twitter, Facebook, Flickr, Google, etc. Tú sólo tienes que encontrar el contenido que quieres a través de estas fuentes, ya sean tuits, fotos, noticias o lo que sea, y arrastrarlos hasta tu historia y colocarlos en el orden que prefieras, todo de forma muy visual.

Creado una historia en Storify

Creando mi primera historia en Storify sobre nuestras escapadas de Semana Santa

Luego, por supuesto, en la página de configuración puedes asociar tu cuenta de Storify con otros sitios en los que tengas presencia para que, cuando publicas una nueva historia o la actualizas, se publique automáticamente en Twitter, Facebook, Posterous, Tumblr u otros. Yo lo probé, como veis en la imagen, para hacer un resumen rápido de la excursión que habíamos hecho por varios pueblos de Madrid durante el Viernes Santo. De momento la prueba fue sencilla incluyendo tuits míos y fotos subidas por Laura, pero se pueden hacer muchas más cosas, como ya he dicho.

Cada historia tiene su propia página con los típicos botones para compartir la historia con tus seguidores en Twitter, enviarla por correo o marcarla como que te gusta en Facebook, y además existe la posibilidad de obtener el código para embeber la historia en blogs u otras páginas y lógicamente, si el propietario de la historia va añadiendo o cambiando cosas, la historia, allá donde esté embebida, irá cambiando también. De hecho, podéis ver lo bien que queda embeber las historias en el blog:

Como podéis ver, todo muy social y, a mi juicio, pinta bien porque es una forma nueva de contar historias sin tener que escribirlo todo desde cero, aprovechando que seguramente ya tienes esos contenidos distribuidos en muchísimas fuentes (como me suele ocurrir a mí). Teniendo en cuenta lo que nos gusta viajar, y que Laura también utiliza muchas fuentes para contar las cosas que vamos haciendo, creo que en alguno de nuestros próximos viajes usaré Storify bastante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies