Hay ciudades que resultan preciosas cuando callejeamos por ellas, pero que luego, vistas desde lo alto, no nos dicen nada. O al revés. Pero Tromsø es bonita la mires como la mires. ¿Y cómo verla desde lo alto? Muy fácil, con el teleférico de Fjellheisen.
Seguir leyendo