Una experiencia única con Gramona en Ramses

Hablar de Ramses Life & Food a estas alturas es casi innecesario, porque su diseño realizado por Philippe Starck dio mucho que hablar desde el momento de su inauguración. Y cuando anunciaron que Ricard Camarena sería el chef director de su proyecto gastronómico, acapararon más titulares si cabe.

Ramses y Gramona-13

Y allí que me vi hace unos días, junto con un grupo de amigos relacionados con el mundo de la comunicación y otras personas del mundo de la restauración, en una más de las Gramona Lunch Experience que la marca está organizando con amigos, clientes, gente del sector horeca, y muchos más.

Ramses y Gramona-3

En realidad, la comida creo que capturaba a la perfección la esencia de Gramona y que Fernando Mendieta intenta transmitir siempre, que no es de hacer grandes campañas de marketing, sino de hacer más bien un marketing experiencial, y es que cuando pruebas sus vinos y sus cavas, es muy difícil no acabar siendo un converso. Y no es que lo diga yo, porque alguno de sus cavas han ganado premios al mejor vino espumoso durante varios años seguidos.

Ramses y Gramona-6

Además, Fernando nos habló del próximo Enoteca, un proyecto muy querido y mimado por la marca y que saldrá a la luz en breve. Cuando nos contaba sobre él, todos salivamos, y es que se trata de dos cavas, un Brut y un Brut nature, del año 2000, con 12 años de maduración, algo nunca visto. La producción será muy limitada, claro (1.200 botellas el Brut nature y 1.500 el Brut) pero a buen seguro que merecerá la pena hacerse con una botella de cada.

Ramses y Gramona-18

Allí, en Ramses, pudimos disfrutar de una excelente comida en el marco de este fantástico espacio, y armonizándola con vinos y espumosos de Gramona, como no podía ser de otra manera. Como yo llegué algo pronto, pude probar unas galletas de parmesano con pimentón de la Vera muy ricas.

Mi primer plato fue un tomate de penjar con pesto y anchoas del cantábrico XXL, que tomamos con un vino blanco Gessamí 2012 D.O. Penedés que, sin ser ni mucho menos el más potente de los vinos que tomamos, tenía el punto perfecto de frescura en paladar para empezar la comida perfectamente. El tomate estaba delicioso, y a priori, antes de comerlo, casi parecía un tan manido trampantojo porque la apariencia que tenía era demasiado perfecta. Pero no, era un tomate de verdad.

Ramses y Gramona-7

El siguiente plato fue un tataki de bonito muy bueno. Por supuesto, todo lo que suene a japonés y lleve algún túnido a mí ya me tiene ganado, sobre todo si se cocina bien, como era el caso. En este caso, el vino seleccionado fue un Mas Escorpí 2011 D.O. Penedés, con 100% de Chardonnay que estaba fantástico.

Ramses y Gramona-9

Para el plato principal había varias posibilidades de elección. Yo me decanté por un el arroz de cerdo ibérico con setas y trufa negra, que es sin duda uno de los mejores arroces que he probado. Meloso, con el arroz en su punto perfecto, y con los toques sutiles de la trufa y potentes del cerdo ibérico. Un plato para repetir una y otra vez.

Ramses y Gramona-10

En este caso pasamos ya al cava, y probamos el Gramona Imperial Brut, posiblemente el vino más vendido de Gramona y la base de su éxito comercial, con entre 4 y 5 años de crianza. Pero Fernando tenía reservada una sorpresa, y es que sin que apareciera en el menú, había traído un III Lustros, otro de esos grandes cavas de la casa, con 7 años de crianza. Y si el Imperial es bueno, el III Lustros ni os cuento.

Ramses y Gramona-16

Para el postre, aunque cada uno pidió lo que le apeteció, digamos que compartimos como buenos hermanos, para poder probar las dos opciones que había, un cremoso de limón, miel, romero y piñones, que estaba bien (me encanta todo lo que tenga un toque cítrico) pero no sobresalía, quizás porque llevaba demasiada gelatina. El otro postre fue mucho mejor, café con leche quemada, mantequilla y nueces de macadamia, con los terrones de leche quemada crujientes que le daban un punto torrefacto y amargo al postre fantástico.

Ramses y Gramona-15

Para los postres probamos un Vi de Glass Gewürztraminer (ya no se pueden llamar vi de gel -vino de hielo-), refrescante y peligroso. Peligroso porque entra como si fuera agua, pero maravilloso.

En definitiva, un rato muy agradable, con buena comida, buenos vinos (de Gramona, claro :D) y buena compañía. Si queréis ver todas las fotos, incluyendo las de platos que pidieron mis compañeros, las tenéis en mi Flickr.

Luis es el fundador y director de Japonismo.com, la mejor página web sobre Japón. Tiene un máster en estudios contemporáneos de China y Japón y además es ingeniero de telecomunicación. Antes de dedicarse a Japonismo fue program manager en Google, en Londres.

2 Comments

Deja una respuesta

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies