Viajar a Nueva York en un A380 de Air France

Los que me leéis en redes sociales ya os enterasteis del viaje a Nueva York que pude hacer con mis amigos Mauro y Emilio gracias a Minube, Air France y NH Hoteles.

A380 de Air France-12

Para ello, Air France nos llevó en uno de sus flamantes A380 en clase Premium Voyageur, una clase por encima de la turista y por debajo de la Business, y que en el A380 va situada en la cubierta superior. Curiosamente, yo ya conocía las ventajas de esta clase porque si recordáis, el viaje a Japón de verano de 2012 lo hicimos con Air France precisamente en esta misma clase.

Sky Priority

Una de las principales ventajas y por las que, para mí, merece la pena pagar un poco más por esta clase (y no os olvidéis que aunque esta vez Air France corría con los gastos, en el viaje a Japón no tuve reparos en pagar un billete de esta clase) es lo que Air France denomina Sky Priority.

A380 de Air France-3

Esto nos permite facturar en los mostradores de Business, con el consiguiente ahorro de tiempo, y que nuestra maleta lleve el identificativo de prioridad, con lo que es de las primeras en salir. Además, podemos llevar hasta 2 maletas de 23 kilos por pasajero. Esto es algo que yendo a Japón no utilizamos, pero en este viaje a Nueva York a Mauro y a mí nos vino muy bien, porque uno de los días nos fuimos a un centro comercial a hacer compras, y ambos compramos una maleta extra para poder meter todo lo que habíamos comprado.

Otra ventaja de Sky Priority es el pasar el control de seguridad por el lado preferente, ahorrándote colas. Dependiendo de la hora a la que acudas al aeropuerto igual no afecta mucho, pero es muy, muy útil para ir sin agobios ni prisas. Y por supuesto, a la hora de embarcar en el avión, también puedes hacerlo antes que nadie.

Las salas VIP en París

Una cosa que no puedes hacer con el Sky Priority es acceder a las salas VIP de los aeropuertos, aunque los pasajeros que tienen la clase Premium pueden pagar 27 euros y acceder a ellas, mientras que un pasajero en clase turista no tiene ni siquiera esa posibilidad. En este viaje, Air France nos invitó a pasar un rato a una de sus salas, más que nada para conocerla un poco, porque teníamos poco tiempo de conexión y embarcamos muy al final, precisamente para poder descansar algo más en esta sala.

A380 de Air France-5

Aquí encontramos espacios amplios y una selección de cosas para picar algo tanto frías como calientes, aunque echamos en falta una selección de sándwiches, por ejemplo. Había pavo asado fileteado, una pequeña selección de quesos, bebidas de varios tipos, y algunos postres, pero nos pareció algo escaso.

A380 de Air France-7

Fue también curioso que cuando llegamos aquello estaba de bote en bote, pero fue justo antes del embarque de otro vuelo de largo radio, porque al cuarto de hora la sala se quedó prácticamente vacía.

A380 de Air France-10

Existen además puestos con acceso a Internet, hay enchufes por todas partes y Wifi abierta y existe hasta una zona de descanso en la que te puedes tumbar para relajarte algo más. Y por si fuera poco, hay incluso una sala de masajes para desestresarte de tanto vuelo y tanta espera.

A380 de Air France-9

El A380

Como ya os contara tras el viaje a Japón en otra de estas bestias aladas, el A380 impresiona lo mires por donde lo mires. Pero lo curioso es que es uno de los aviones más eficientes que hay. No sólo por su gran capacidad ideal para hubs de muchísimo tráfico como París, Amsterdam o Londres en Europa, sino porque es uno de los aviones más eficientes que existen.

A380 de Air France-11

Para que os hagáis una idea, estos A380 de Air France tienen una capacidad de 516 pasajeros, que es como decir que en un mismo avión metemos un A340 y un Boeing 777-200ER juntos. Por lo que cuenta Air France, esto les supone unos ahorros de entre 12 y 15 millones de euros por avión y por año. Además, tiene unos costes de explotación que son un 20% inferiores al resto de aviones y es, pese a lo que pueda parecer por su tamaño, el avión que emite menos gases de todos.

Lo curioso es que esta vez, al embarcar en el último momento, para poder estar más rato en la sala VIP, la rampa de acceso directo a la cubierta superior ya se había cerrado, por lo que tuvimos que pasar por la inferior y subir el tramo de escaleras situado en la parte delantera del avión. Muy curioso ver los detalles de iluminación debajo de los escalones, y en la zona situada al lado de la escalera, con LEDs. Todo con mucho gusto y clase.

A380 de Air France-16

Pudimos ver entonces los asientos de La Première, la primera clase de Air France, que es sencillamente espectacular y nos dejó a todos boquiabiertos. Nada más subir, encontramos una zona de descanso para estirar las piernas, con tres pantallas en las que consultar información, que lógicamente por su situación sólo está disponible para los pasajeros de clase Affaires, la clase Business de Air France.

A380 de Air France-18

Esta clase es la primera que te encuentras nada más subir las escaleras, y aunque no tan espectacular como la primera clase, es impresionante igualmente. Tras ella llega la zona de Premium Voyageur, y justo detrás Air France tiene una pequeña sección de asientos de clase Voyageur o turista. Todas las clases del A380 cuentan con sistema de entretenimiento personal en cada asiento, aunque a medida que subes de clase, la pantalla va siendo más y más grande.

A380 de Air France-19

Otra cosa curiosa del A380 es que es bastante silencioso y eso a pesar de sus cuatro imponentes motores. Air France cuenta que en el despegue es un 50% más silencioso que el 747-400. Además, en el interior, y para hacer el viaje más comfortable, Air France ha desarrollado un sistema que hace que haya diferentes ambientes luminosos para atenuar los efectos del cambio horario. Así, en función del momento a bordo en el que estemos, la luz ambiente es de un color o de otro.

A380 de Air France-23

Como ya os contara, los asientos de la clase Premium tienen más anchura y más espacio para las piernas que los de la clase turista, y el asiento recuerda más a los de la clase Business que otra cosa, ya que van dentro de una concha que hace que el respaldo no se mueva, no molestando al pasajero de detrás cuando nos incorporamos o nos tumbamos.

Asimismo, entre los asientos encontramos conectores USB y enchufes, ideales si llevamos un portátil o si queremos cargar el teléfono, cosa que nosotros, por supuesto, hicimos (que menudo tute le estábamos pegando a la batería).

A380 de Air France-20

Además, incluye reposapies, luces personales de lectura, unos auriculares de mayor calidad que en clase turista y la posibilidad de utilizar los tuyos propios, así como una botella de agua en cada asiento nada más entrar. Cuando eres tan alto como yo, el reposapies es poco menos que testimonial, porque para apoyar los pies ahí casi tengo que ir encogido, pero entiendo que para gran parte de los pasajeros es algo bienvenido. Mi única queja con esta clase, y es lo mismo que ya vi yendo a Japón, es que para mi gusto el respaldo se inclina demasiado poco.

A380 de Air France-21

También en esta clase te dan un pequeño neceser con unos calcetines, unas fundas desechables para colocar en los auriculares, tapones para los oidos, un antifaz y un cepillo y un pequeño botecito con pasta de dientes. No llega al nivel de las clases superiores, pero está interesante. Alguno de mis compañeros de viaje utilizó el antifaz y sólo puedo decir que le sentaba muy bien :D

A380 de Air France-24

La comida a bordo

Todas las clases del A380 de Air France en estos vuelos de largo radio llevan menú incluido en el precio del billete, y en el caso de Premium Voyageur, de nuevo, es un menú algo mejor que el que se sirve en clase turista. Pero por si se quiere algo especial, Air France ofrece a sus clientes la posibilidad de solicitar, en el momento de hacer la reserva, sus menús a la carta, una selección de menús especiales con un coste adicional.

En este caso, Air France nos seleccionó el menú “Une Sélection LENÔTRE” para el vuelo de ida entre París y Nueva York, que lleva platos preparados por la prestigiosa casa Lenôtre de París. Este menú cuesta 28 euros y sus contenidos varían en función de los productos de temporada.

A380 de Air France-25

Existen otros menús, como el tradicional francés, uno italiano, etc., que van desde los 12 euros hasta los 28 del menú que nosotros tomamos. ¿Y merece la pena? Aunque es verdad que la comida es mejor que la que sirven en clase Premium, creo que la comida de esta clase está lo bastante bien como para que no haga falta, a no ser que tengamos un antojo.

En nuestro caso, tuvimos de primero una ensalada de quinoa con rúcula y una vinagreta a base de aceite de oliva y vinagre balsámico. De principal había un escalope de pollo a la vienesa con setas, que estaba muy bueno, queso Camembert y una deliciosa tarta de chocolate de postre. Lo que me llamó la atención también es que el vino incluido con el menú era especial y me gustó muchísimo.

Sin embargo, si viajamos en clase turista puede ser una forma por no demasiado dinero de acceder a platos algo más sofisticados y a una mejor selección de vino.

La cabina del A380

Uno de los momentos más esperados del viaje era la posibilidad de ver la cabina del avión más grande del mundo. No fue fácil, porque como volábamos a Estados Unidos, las medidas de seguridad se extreman, y no conseguimos permiso para visitarla al embarcar ni durante el vuelo. Pero tuvimos una inmensa suerte y nos dijeron que mientras desembarcaba el avión, ya en Nueva York, nos esperásemos y podríamos pasar a verla.

A380 de Air France-26

Fueron sólo 5 minutos, ya que hubo que esperar a que saliera todo el mundo, y entonces tras eso pasamos. Esto hizo que fuéramos los últimos para pasar Inmigración, pero mereció la pena. Lo primero que llama la atención es que la cabina está a una altura entre medias de las dos cubiertas, por lo que desde la cubierta inferior, que es desde donde se accede, hay unos pocos escalones de subida.

El primer oficial nos recibió con grandes dosis de simpatía y buen humor y nos mostró un poco la cabina. Como hace poco había visitado la cabina de un A330, pude ver que Airbus hace todas sus cabinas prácticamente idénticas, lo que es una maravilla para los pilotos que van cambiando de aeronave. La única diferencia, por lo que me contó el primer oficial ante esta pregunta, era el head-up display que incluía el A380.

Eso sí, tras ver la del A330, la cabina del A380 me pareció mucho más espaciosa. Dentro de un orden, claro, que al final está todo lleno de botones y los pilotos tienen que tenerlos todos a mano.

A380 de Air France-27

En definitiva, un viaje muy agradable, que en esta clase se hace todavía más cómodamente. Y si sois altos como en mi caso, yo es que casi ni me lo pienso, porque así puedo tener algo de espacio para las piernas y volar cómodo, que en un vuelo de largo radio para mí es imprescindible.

Y a pesar de que la entrada ha quedado larga, no he puesto todas las fotos, así que os he hecho una selección en un set de Flickr en el que podéis ver alguna más.

Leave a Reply

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Luis Rodríguez.
  • Fin del tratamiento: Relación con lectores y respuestas a comentarios
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.

11 comments

  1. ¡Increible el viaje en avión! NO he volado nunca con Air France pero lo estoy deseando la verdad, y veo que os trataron de maravilla!

  2. Luis

    Hola Sara! Pues sí, nos trataron muy bien, y fueron muy amables, pero vaya, por lo que vi eran igual con todo el mundo :)

    Yo con ellos a NYC no había ido, pero a Japón, por ejemplo, ya he estado 3 veces con ellos.

    • Me lo apunto y a ver si en próximos viajes puedo volar con ellos! :D

  3. Uff! Que gozada! No se si algún día podremos probar esta clase, después de nuestra última y nefasta experiencia (Iberia), habrá que ahorrar. :)

    Saludos!

  4. Luis

    Pues cuando nosotros la utilizamos el verano pasado, miramos KLM con los extras que habíamos usando en enero también del año pasado, para tener más espacio, pero como era temporada altísima salía incluso más caro que esta clase en Air France. Luego, en lugar de ir a hoteles maravillosos una vez en Japón, fuimos a sitios más normales y así compensamos :)

  5. Nosotros volamos con Air France hace casi 6 años pero sin tantos lujos. Aunque lo tendré en cuenta para la próxima :) Lo mejor, los enchufes para poder cargar las baterías porque en un vuelo largo te las fundes enseguida.

    Saludos!

  6. Luis

    Hola Anna!

    En mis vuelos anteriores a Japón (anteriores a 2012, me refiero) y en otros que he hecho con Air France, como a Toronto por ejemplo, también en clase turista normal más que nada porque aún no existía esta clase :)

    Y lo de los enchufes es todo un triunfo. Bajarte del avión con el iPhone a plena carga es un lujazo ;)

  7. Juan Carlos

    Ya sé el regalo que me voy a hacer por un aniversario, jajaja Buenísimo, Luis, pero deja de dar envidia así, que luego dices que notas miradas en tu espalda ;-) Un abrazo!!

  8. Luis

    Juan Carlos, tío, es que así se viaja de p.m. :)

  9. JORGE JAVIER CORTES QUIROZ

    ¡¡¡ FELICIDADES, ES UN SERVICIO DE PRIMERA !!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies